Templo Blanco de Chiang Rai

Compartir artículo

El Wat Rong khun, conocido más comúnmente como El templo blanco entre los visitantes, es el principal punto turístico de visita en la ciudad de Chiang rai, la obra maestra de un artista local llamado Don Chalermchai Kositpipat, que diseñó esta pieza de arte que atrae miles de turistas al año a Chiang rai.
Por poco tiempo que se tenga para visitar el país, la mayoría de gente que sube al norte de Tailandia organizan como mínimo un día de visita a la ciudad para contemplar su imponente blanco brillando bajo la luz del sol.

Sus retorcida formas artísticas llenas de incrustaciones de trozos de espejo, relucen en medio del lago donde se encuentra aislado y rodeado de fuentes de agua que con sus chorros que dibujan figuras y refrescan el ambiente normalmente caluroso. El Wat Rong khun, es todavía una obra inacabada que lleva en construcción desde 1997 y su moderno diseño laborioso todavía necesita mucho tiempo para llegar a ser una obra completa. Su interior no es menos interesante que los acabados exteriores, las paredes de la sala principal que albergan una figura de buda, están pintadas a mano con los dibujos más surrealistas mezclando elementos del pasado, futuro y personajes famosos de la actualidad en situaciones poco comunes.

La entrada al templo a través de un puente recubierto por escamas de serpiente, esta custodiada por dos guardianes armados con dagas que protegen la entrada a un supuesto cielo, y las manos que salen del suelo representan las almas del infierno que intentan escapar de él. Tras llegar al templo encontramos la imagen de un buda sentado gozando de la paz de la iluminación, mientras que las paredes tiene dibujos de spiderman, el ex presidente americano George Bush y Bin Laden montados en cohete, Godzilla, deportistas famosos, e incluso las torres gemelas de Nueva York en llamas.

El peculiar estilo del autor llega incluso a los baños laterales de color dorado que merecen ser fotografiados, también los árboles no se salvan de él y tienen colgadas unas cabezas blancas cortadas de los pecadores que han ido al infierno.Justo enfrente de el templo blanco hay una galería de arte del mismo artista tailandés, donde ver cuadros y pequeñas esculturas con su firma. También se venden artículos y artesanía de diseño con las que se ayuda a financiar el santuario y se obsequia al visitante con una postal donde poner su nombre y la fecha de su visita al Wat Rong khun.

Dejanos tu opinión

Nombre*
Correo electrónico*
Escribe tu opinión*